August 27, 2020

Camioneros de Osorno y Chiloé se suman a paro Nacional

By Edición
Facebooktwitter

Patricio Wunderlich presidente de la Asociación de Dueños de Camiones de Osorno (ADCO) señaló que al Gobierno “le faltan pantalones”, mientras que Osvaldo Altamirano su par de Chiloé indicó “que la movilización será indefinida”. Del petitorio, 10 de los 13 puntos son leyes impulsadas por la Moneda o Chile Vamos. El paro comienza hoy jueves 27 de Agosto.

Preocupación existe en diferentes sectores de la economía regional producto del llamado del sector más reaccionario de los camioneros del país, que han llamado a una movilización para hoy Jueves 27 de Agosto a contar de las 00:00 hrs. La mayor preocupación que radica es el bloqueo de carreteras y puntos de acceso a las ciudades más importantes, como Osorno, Puerto Montt, Puerto Varas, Ancud, Castro y Quellón, entre otras. Última Prensa pudo confirmar que, las empresas de transporte que trabajan con la logística de supermercados no se sumarán al paro, ellos son parte de una organización distinta de las que adhieren a la movilización.

Uno de los antecedentes que vinculan a los representantes de los dueños de camiones con la derecha más dura, es el reportaje de Ciper “El informe reservado de Carabineros sobre los grupos de autodefensa de agricultores en la zona mapuche”. Dónde se da a conocer a Patricio Wunderlich presidente de la ADCO como uno de los involucrados y promotor del grupo denominado “Defensores de fundos Osorno”. Wunderlich es sindicado en el informe secreto de Carabineros como dueño del Fundo “San Cristobal” ubicado en la comuna de Río Negro. La preocupación de las investigaciones realizadas por la policía chilena, radica en que estas organizaciones, se puedan convertir en grupos paramilitares, lo que vulneraría el Estado de Derecho.

En declaraciones vertidas al medio Radio Biobio,  Patricio Wunderlich señaló “En Osorno todos los días llegan alrededor de 10 camiones con los vidrios quebrados, impactos de balas y conductores con traumas”, ultimaprensa.cl trató de corroborar la información señalada por el líder local de los camioneros, sin embargo no se encontraron hechos que den veracidad a lo mencionado.

Otro de los hechos que enmarcan esta “movilización” de los camioneros, son los dichos del presidente Nacional de la Confederación Nacional de Dueños de Camiones de Chile (CNDC), Juan Araya, que criticó duramente a José Villagrán, dirigente de la Federación de Camiones del Sur “No se puede que un dirigente salga a decir que no se va a mover un kilo de arroz, ni un kilo de azúcar, ni los remedios. Eso es terrorismo (…) Eso no se puede hacer, no nos podemos dar un gustito amenazando de esta manera”.

Es así que 2 de los tres gremios de camiones en el país, no se sumarán a la movilización.  tanto la CNDC cómo Chile Transporte. Mientras Sergio Pérez Presidente de la Confederación Nacional del Transporte de Carga de Chile (CNTC) hace llamados enfáticos al ejecutivo señalando que “Nosotros no seremos responsables de un desabastecimiento”. Cabe mencionar que Pérez integró el Consejo Ciudadano en la campaña electoral a la presidencia de Sebastián Piñera.

Pese a las exigencias de los gremios de los camiones, el medio Interferencia dio a conocer que  del petitorio presentado al Ejecutivo, 10 de los 13 puntos son leyes impulsadas por la Moneda o Chile Vamos. El medio además señala que los dirigentes que amenazan con paralizar el transporte son cercanos al oficialismo, pero no cuentan con el apoyo de las dos principales agrupaciones del sector. Ello ha llevado a muchos a sospechar que se podría tratar de una movida del gobierno para avanzar en su propia agenda legislativa.

Según el New York Times, Entre el 9 de octubre y el 5 de noviembre de 1972 se llevó a cabo el paro nacional más extenso y masivo del que la historia nacional tenga memoria. Cuando a principios de octubre de 1972, el gremio de camioneros decidió paralizar sus funciones de norte a sur, tenía pleno conocimiento del quiebre que produciría en el gobierno de Allende. Fortalecidos con casi dos millones de dólares de la CIA, la asociación de transportistas y otros, comenzaron el inicio del fin. Esa fue la acción de este movimiento en la lucha por derrocar al primer gobierno socialista en el poder. Los contrarios a Allende fueron perfeccionando sus métodos hasta hacer estallar la economía nacional, y los rumores que circulaban incitaban a la gente a retirar sus ahorros de los bancos, y ha desaparecer del mercado cuánto artículo existiera. En este escenario resultaba difícil imaginar que algo peor estaba por suceder. El día 9 de octubre de 1972, Chile fue sorprendido por la huelga de los transportistas. Esta paralización, que fue histórica producto de su fuerza y cohesión, fue la antesala a la intervención de las fuerzas militares en Chile.

Hoy tenemos un escenario político – económico complejo, un gobierno que no estaba preparado para la peor catástrofe sanitaria mundial, de lo que va del siglo XXI, mientras se busca financiar la crisis que viven los hogares con sus propios fondos de pensiones, el miedo que pueda producir un posible desabastecimiento si la movilización se recrudece y ad portas de un plebiscito que busca cambiar la constitución de Pinochet. Ponen al país en un escenario incierto, aún más cuando la “oposición” no cuenta con la credibilidad de guiar un proceso constituyente. 

Pablo Benavides – Director ultimaprensa.cl

Facebooktwitter